the rain song › led zeppelin › houses of the holy › 1973


it is the springtime of my loving -
the second season i am to know
you are the sunlight in my growing -
so little warmth i've felt before.
it isn't hard to feel me glowing -
i watched the fire that grew so low.

it is the summer of my smiles -
flee from me keepers of the gloom.
speak to me only with your eyes.
it is to you i give this tune.
ain't so hard to recognize -
these things are clear to all from
time to time.

talk talk -
i've felt the coldness of my winter
i never thought it would ever go.
i cursed the gloom that set upon us...
but i know that i love you so

these are the seasons of emotion
and like the winds they rise and fall
this is the wonder of devotion -
i seek the torch we all must hold.
this is the mystery of the quotient -
upon us all a little rain
must fall...

  

caín, por josé saramago. fragmento.


entonces se oyó la voz de dios, noé, noé, sal del arca con tu mujer y tus hijos y las mujeres de tus hijos, retira también del arca a los animales de todas las especies que contigo van, las aves, los cuadrúpedos, todos los reptiles que reptan por la tierra, a fin de que se expandan por el mundo y por todas partes se multipliquen. hubo un silencio, después la puerta del arca se abrió lentamente y los animales comenzaron a salir. salían, salían y no acababan de salir, unos grandes, como el elefante y el hipopótamo, otros pequeños, como la lagartija y el grillo, otros de tamaño medio, como la cabra y la oveja. cuando las tortugas, que fueron las últimas, se apartaban, lentas y compenetradas como está en su naturaleza, dios llamó, noé, noé, por qué no sales. caín, saliendo del oscuro interior del arca, apareció en el umbral de la gran puerta, dónde están noé y los suyos, preguntó el señor, por ahí, muertos, respondió caín, muertos, cómo muertos, por qué, menos noé, que se ahogó por su libre voluntad, a los otros los he matado yo, cómo te atreves, asesino, a contrariar mi proyecto, así me agradeces el haberte salvado la vida cuando mataste a abel, preguntó el señor, el día en que alguien te colocara ante tu verdadero rostro tenía que llegar, entonces la nueva humanidad que yo había anunciado, hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, caín eres, el malvado, el infame asesino de su propio hermano, no tan malvado e infame como tú, acuérdate de los niños de sodoma. hubo un gran silencio. después caín dijo, ahora ya puedes matarme, no puedo, la palabra de dios no tiene vuelta atrás, morirás de muerte natural en la tierra abandonado y las aves de rapiña vendrán y te devorarán la carne, sí, después de que tú me hayas devorado primero el espíritu. la respuesta de dios no llegó a ser oída, también se perdió lo que dijo caín, lo lógico es que hayan argumentado el uno contra el otro una vez y muchas más, aunque la única cosa que se sabe a ciencia cierta es que siguieron discutiendo y que discutiendo están todavía. la historia ha acabado, no habrá nada más que contar.

© 2009
  

todos los nombres, por josé saramago. fragmento.


salió de la farmacia furioso consigo mismo, como si en el último momento le hubiese faltado presencia de espíritu para responder a una ofensa, dispuesto a volver a casa sin más preguntas, pero después pensó resignado, el vino está servido, es necesario beberlo, no dijo como el otro, quítenme de aquí este cáliz, vosotros lo que queréis es matarme. el segundo comercio fue una droguería, el tercero una carnecería, el cuarto una papelería, el quinto una tienda de artículos eléctricos, el sexto una de ultramarinos, la conocida rutina de los barrios, hasta el décimo establecimiento, felizmente tuvo suerte, después del farmacéutico nadie más le habló de hacienda o de guía telefónica. ahora, acostado boca arriba, con las manos cruzadas bajo la cabeza, don josé mira al techo y le pregunta, qué podré hacer a partir de aquí, y el techo le responde, nada, haber conocido su última dirección, quiero decir, la última dirección del tiempo que asistió al colegio, no te ha dado ninguna pista para continuar la búsqueda, claro que todavía puedes recurrir a las direcciones anteriores, pero sería una pérdida de tiempo, si los comerciantes de esa calle, que son los más recientes, no te ayudaron, cómo te ayudarían los otros, entonces crees que debo desistir, probablemente no tendrás otra salida, salvo que te decidas a preguntar en hacienda, no debe de ser difícil, con esa credencial que tienes, además son funcionarios como tú, la credencial es falsa, de hecho, será mejor que no la uses, no me gustaría estar en tu piel si un día de éstos te sorprenden en flagrante, no puedes estar en mi piel, no eres más que un techo de estuco, sí, aunque lo que estás viendo de mí también es una piel, además, la piel es todo cuanto queremos que los otros vean, debajo de ella ni nosotros mismos conseguimos saber quiénes somos, esconderé la credencial, en tu caso, la rasgaba o la quemaba, la guardaré con los papeles del obispo, donde la tenía, tú sabrás, no me gusta el tono con que lo dices, me suena a mal augurio, la sabiduría de los techos es infinita, si eres un techo sabio, dame una idea, sigue mirándome, a veces da resultado. la idea que el techo dio a don josé fue que interrumpiera las vacaciones y volviera al trabajo, le dices al jefe que ya estás con fuerzas suficientes y le pides que te reserve el resto de los días para otra ocasión, esto en el caso de que todavía encuentres manera de salir del agujero en que te has metido, con todas las puertas cerradas y sin una pista que te oriente, el jefe va a encontrar extraño que un funcionario se presente al trabajo sin tener obligación y sin haber sido llamado, cosas mucho más extrañas has estado tú haciendo en los últimos tiempos, vivía en paz antes de esta obsesión absurda, andar buscando a una mujer que ni sabe que existo, pero tú sí sabes que ella existe, el problema es ése, mejor sería desistir de una vez, puede ser, puede ser, en todo caso acuérdate de que no sólo la sabiduría de los techos es infinita, las sorpresas de la vida también lo son, qué quieres decir con esa sentencia tan rancia, que los días se suceden y no se repiten, ésa es más rancia aún, no me digas que en esos lugares comunes consiste la sabiduría de los techos, comentó desdeñoso don josé, no sabes nada de la vida si crees que hay alguna cosa más que saber, respondió el techo, y se calló.

© 1997
 

heroína, viaje número dos


pensar en ella no lo hace más fácil. pensar en ella no lo hace más difícil. si existiera la manera eugenésica de nacer sin ese cacho de cerebro lleno de recuerdos a dedos quemados. tuve otras agujas en mi mano, pero no fue lo mismo. ella es ella, yo no soy yo, ya no. soy el casi que era. quemada literalmente en el cuerpo, con partes muertas por meses o años y en unos días más olvidarme de ella. moverme, y hacerla desaparecer, pero según dicen, los recuerdos buenos o malos, siempre buscan donde alojarse, esconderse y volver a aparecer cuando parecían muertos como yo. ella dijo "you're waiting for a train; a train that will take you far away. you know where to hope this train will take yo, but you can't be sure. but it doesn't matter. because we'll be together" e intento no pensar en esa máquina puta y dejarla pasar. ¿por dónde la dejaría pasar? ¿dónde apuntar? sí, a ese cacho que almacena los recuerdos buenos y malos con ella. ella, llenando eso, vaciando lo otro y quedándose de manera sutil con algo tuyo (mío, en realidad). nada se pierde, todo se transforma. partes de mí no se olvidan de ella, no la borran, permanece, sus marcas, en presente y futuro, marcas con las que quedó en mi cuerpo mientras el tiempo sea tiempo o deje de existir. ella recorrió todo mi interior, como adrenalina, pero esa es otra y ella es ella. no se va, no quiero que se vaya. es veneno puro, pero no quiero que se vaya. es intensa como adicción, como anhelo y el efecto se desvanece en el viaje. tu (mi) boca la extraña, mi saliva áspera, pegajosa, llena de quemaduras la extraña. entrelazar los dedos y viajar. tocarla la hacía real, sentirla la hacía real, ahí, en la aguja, en la cama, en la cuchara, en el frasco. el tiempo no existe, pero cura y destruye lo que me queda. nunca sentí eso excepto cuando ella me tuvo o la tuve en mis manos y afuera y adentro. desaparece, pero sigue en ese cacho de cerebro que almacena los recuerdos buenos y malos. apariencias, pero hay marcas en mi cuerpo y son reales. chocolate y almidón en mi boca, saber cosas que nunca supe, tener en mis manos cosas que nunca tuve. mis veinte dedos la extrañan, mi pelo sin cortar y sin peinar desde ese día, el abuso, la adicción, la necesidad, el límite, la ceguera, la impotencia, la falsa sonrisa y la real angustia que llenan de almidón y chocolate mi boca como nunca antes y recorren mi estómago llenándolo de gustos ácidos. mis venas duras, quemadas, no sirven hace meses. no se limpian, no puedo olvidarla, no puedo. esas marcas la recuerdan. ella es real, está, existe. espero recorrer nuevamente mi cuerpo sano, insano, agotado y quemado. espero que ella sea ella. quiero recordarla como era, quiero ser como era. ella me llevó a atravesar esas nueve puertas y la última es un espejo.

queer › garbage › garbage › 1995


hey boy, take a look at me
let me dirty up your mind
i'll strip away your hard veneer
and see what i can find

the queerest of the queer
the strangest of the strange
the coldest of the cool
the lamest of the lame
the numbest of the dumb
i hate to see you here
you choke behind a smile
a fake behind the fear
the queerest of the queer

this is what he pays me for
i'll show you how it's done
you learn to love the pain you feel
like father like son

the queerest of the queer
hide inside your head
the blindest of the blind
the deadest of the dead
you're hungry cause you starve
while holding back the tears
choking on your smile
a fake behind the fear
the queerest of the queer

i know what's good for you (you can touch me if you want)
i know you're dying to (you can touch me if you want)
i know what's good for you (you can touch me if you want)
but you can't stop

the queerest of the queer
the strangest of the strange
the coldest of the cool
the lamest of the lame
the numbest of the dumb
i hate to see you here
you choke behind a smile
a fake behind the fear
the queerest of the queer
the strangest of the strange
the coldest of the cool
you're nothing special here
a fake behind the fear
the queerest of the queer

i know what's good for you
i know you're dying to
i know what's good for you
i bet you're dying to
you can touch me if you want
you can touch me if you want
you can touch me
you can touch me
but you can't stop.

http://www.youtube.com/watch?v=XxQdVTjEMF4

 

estés donde estés › fangoria › el extraño viaje › 2006


no, no pienses que esto es acabar
yo no me suelo conformar
con callar, soportar, aguantar

sé, que a mi me duele más que a ti
y no lo puedo consentir
voy a hacer que te acuerdes de mi
dejame, ya da igual
no me debes ni una explicación más
dejame, confirmar si es peor vengarse que perdonar

estés donde estés, no importa con quien
voy a hacer que me odies
estés como estés, muy mal o muy bien
no me vas a olvidar

sé que crees que no está nada mal
hacer tu santa voluntad
abusar, humillar, despreciar

no, no te lo vuelvo a repetir
porque prefiero no insistir
pero tú no te burlas de mi.

dejalo, borralo, ya no queda nada más que rencor
dejalo, es mejor, no hace falta que me des la razón.

estés donde estés, no importa con quien
voy a hacer que me odies
estés como estés, muy mal o muy bien
no me vas a olvidar

estés donde estés, no importa con quien
voy a hacer que me odies
estés como estés, muy mal o muy bien
no me vas a olvidar

vuelves a mentir, no me engañas
tú no eres feliz, no sin mi, no sin quien te haga sufrir

estés donde estés, no importa con quien
voy a hacer que me odies
estés como estés, muy mal o muy bien
no me vas a olvidar

estés donde estés, no importa con quien
voy a hacer que me odies
estés como estés, muy mal o muy bien
no me vas a olvidar

estés donde estés...

eternamente inocente › fangoria › naturaleza muerta › 2001



éramos transparentes, éramos transparentes los dos, como el agua de la lluvia,
que golpea la ventana, éramos tan fuertes,
éramos tan fuertes los dos, que creímos que nada dolía, que creímos que no moriría
¿dónde fue todo eso a parar?, ¿cuándo se empezó a estropear?
quiero ser inocente, prácticamente, inconsciente,
para creer que podría tenerte a mi lado eternamente
éramos tan perfectos, éramos tan perfectos tú y yo,
que apostábamos y jugábamos, a parecer como el resto.
éramos tan valientes, éramos tan valientes tú y yo,
que retamos al mismo diablo,
a atreverse algún día a separarnos.
¿dónde fue todo eso a parar?, ¿cuándo se empezó a estropear?
quiero ser inocente, prácticamente inconsciente,
para creer que podría tenerte a mi lado eternamente,
quiero ser inocente, prácticamente inconsciente,
para creer que podría quedarme a tú lado eternamente.
creíamos que éramos tan diferentes,
que nuestro amor iba a ser para siempre,
que nunca nos pasaría como a la gente, que no acabaría, que nunca te irías.
¿dónde fue tu buena voluntad?, ¿cuándo me empezaste a engañar?
quiero ser inocente, prácticamente inconsciente,
para creer que podría tenerte a mi lado eternamente.
quiero ser inocente, prácticamente inconsciente,
para creer que podría quedarme a tú lado eternamente, a tú lado eternamente.

 

días de radio. día once.



lunes de mucha gente y mucho tránsito. salimos a las siete y doce, un poco tarde, mientras sonaba rock and roll de led zeppelin. también pasaron un tema de la renga que se llama voy a bailar a la nave del olvido, la letra empieza así, con esa frase. siempre hacemos el mismo camino, cuando bajamos de la autopista sonaba what's up de 4 non blondes, un tema retroso que me hizo acordar al colegio primario. llegamos a las siete y cuarenta, a la hora que tengo el turno, no había lugares para sentarse y ver la tele, esperamos directamente cerca de donde es la sala de radio. sonaban algunos temas, pero no los escuchaba bien, tampoco se escuchaba bien cuando llamaban a los pacientes y un par se asomaba para confirmar que los habían llamado. hay pacientes nuevos y no tan nuevos, los no tan nuevos saludan con un buenos días, los otros apenas dicen hola. cuando me llamaron y esperaba en el probador sonaba 99 red balloons de nena, me gusta más la versión en alemán, pero bueno. pasaron dos pacientes y una que llegó tarde quería que la atendieran rápido, la técnica le dijo que eso no se podía hacer, pero si esperaba quizá podía pasar, es decir, se puede hacer. mientras sonaba ticket to ride de los beatles que me hizo acordar a todo por dos pesos y a los escarabajos. firmé por dos y pasé después de una señora. mientras contaba hasta ciento y algo sonaba footloose de kenny loggins, casi muevo los pies, pero no te podés mover en ese momento. vino mara y me sacó la máscara y le dije hasta mañana, hasta mañana, muchacha, me dijo. con padre y madre fuimos a la fundación favaloro a retirar un estudio de un amigo de padre, es un lugar hermoso, es enorme y tiene escaleras mecánicas. cuando volvíamos sonaba viva la vida de coldplay, que se llama como una canción de palito ortega y me causa gracia. el programa de pettinato terminó con el tema la balsa de tanguito, el tema emblema del rock nacional (?) cosa que nunca entendí. cuando llegábamos a casa, padre apurado al volante sonaba serenata rap de jovanotti, un tema rarísimo que nunca había escuchado. llegamos y desayunamos con madre, después fuimos a ver a su amiga preparto y volvimos a casa al mediodía. últimamente no puedo comer nada pesado, pero me las ingenio. me dormí un rato y fui a comprar. al rato vine y salió esto.  

días de radio. día diez.


viernes. muchas ganas de ir no tenía, me levanté tarde, levanté tarde a padre, pasamos a buscar a madre y salimos. en la radio decían que había un accidente en la autopista y ya estábamos en la autopista. mientras escuchábamos message in a bottle de the police, pasamos por la zona del accidente y no había nada, fue muy gracioso, porque no había restos de nada, ni en una mano ni en la otra. emperrados hasta el hartazgo con calamaro pasaron chalamán de los abuelos de la nada. llegamos y había poca gente y varios diarios, agarramos uno, leí un par de notas y me llamaron. cuando volvíamos sonaba d'yer mak'er cantado por sheryl crow, de más está decir que la canción la hizo mierda. siguiendo en el tono de creedence de ayer pasaron proud mary, que es pegadiza y me gusta. llegamos rápido. mañana voy a dormir hasta tarde.

días de radio. día nueve.


jueves. me quedé dormida y salimos apurados. mientras íbamos por la autopista sonaba you can't always get what you want de los rolling stones, el viaje se hacía largo y pensaba en que llegábamos tarde. a los pocos minutos sonó manuel santillán de los fabulosos cadillacs y nos acordamos del perro santillán y de los móviles de fanny mandelbaum en telefe el año del pedo. no sé cómo hace padre para reconocer los temas de los beatles en segundos, debe ser que le gustan mucho, sonaba dr. robert y padre tocaba la batería en el volante del auto, me ponía un poco nerviosa, pero hacía rato que no lo veía tan contento. llegamos y no había diario, bajamos y me dormía mientras esperaba que me llamen. sonaba every breath you take de the police, firmé y pasé. mientras esperaba que termine la sesión sonaba bad moon rising de creedence clearwater revival, es pegadiza. salí, me abrigué al ritmo de dani california de los red hot chili peppers, extraño la época en que los chili peppers hacían canciones buenas. cruzamos y volvíamos a casa, el auto estaba helado. en la mañana creedence sonaba cotton fields. fue raro escuchar lunes por la madrugada de los abuelos de la nada un jueves, no es un tema que me gusta pero tampoco me desagrada. el viaje terminó con walking on the sun de smash mouth. desayuné y me fui a dormir. 

días de radio. día ocho.


miércoles. subimos al auto siete y cuatro. padre y madre hablaban de los motochorros, mientras sonaba boys don't cry de the cure. parece que los de la radio saben que calamaro me cae mal y pasaron aquí no podemos hacerlo de los rodríguez. llegamos y veinticuatro, diario, subsuelo, saramago, poca gente, buena temperatura. me llamaron a los treinta minutos, pasé última. mientras firmaba por dos sonaba hot n' cold de katy perry, me miré al espejo, respiré hondo y me llamaron. habían puesto el apoya cabeza de la camilla al revés y me acosté sobre un tornillo que tendría que estar del otro lado. para la próxima prefiero una cama de clavos, le dije a no sé quién. perdón, me dijo, está bien, le dije, el apoya cabeza tampoco era el que uso siempre. mientras cambiaban la placa por la que tiene el número mil doscientos diecisiete sonaba tainted love de soft cell, canté para adentro, cuando me iba, no sé quién me preguntó dónde compré la remera, que su hija quería una remera con un búho, le dije la marca y también le dije que la remera tiene sus años señalando el agujero que tiene en una manga. gracias, me dijo, de nada, le dije. al rato nos fuimos. mientras llegábamos a casa sonaba red red wine de ub40, padre empezó a ir más rápido, tenía que hacer no sé qué cosa urgente. de fondo sonaba la flor más bella de memphis la blusera y me hizo acordar que el cantante también me cae mal. llegamos a casa y me dormí. cuando me desperté hice fideos con tuco, obviamente no amasé los fideos ni hice el tuco. a la tarde fuimos a ver al autoritario, las canciones de la sala de espera eran del estilo montaner. pasamos quince y cinco. me dijo que la biopsia dio bien, que de radio falta mucho, a lo que yo le dije que falta menos. dijo un par de cosas más y que hacer radio es la mejor manera de deshacerse de la enfermedad, que los síntomas van a seguir y se van a incrementar y que a fines de septiembre podría volver a trabajar. saludé a javier, saqué agua del dispenser, me anoté para nueva consulta el dieciocho de agosto a las catorce y treinta y nos fuimos. volvimos con madre en colectivo, volvimos paradas, nos dolía todo. leí un par de párrafos más y la historia sigue mañana.

días de radio. día siete.


martes. siete y uno estábamos en el auto, padre había prendido la calefacción mientras esperaba. el aire seco me hace irritar la nariz y la garganta, como si se anudara por una angustia o algo así. de fondo sonaba dear prudence de los beatles, que me hizo acordar a una película que me regalaron para mi cumpleaños. mientras hablábamos de la mugre que tenía el auto y padre se enojó y dijo que nunca más va a dejar que el coche lo aspire otro, no puede ser, no lo dejan como quiero, encima que le tiro unos mangos me hacen esto, son re cara duras. sutilmente subí el volumen par escuchar un ángel para tu soledad de patricio rey y los redonditos de ricota, madre se puso a cantar. llegamos y veintiuno, agarramos uno de los diarios, subsuelo. empecé a leer todos los nombres de josé saramago, no había llegado a leer el primer párrafo que ya me habían llamado, convengamos que un párrafo de saramago puede llevar página y media. me llamaron última, esperé los ciento nueve por cuatro, escuché joyride de roxette que me hizo acordar al mes en el que tuve el pelo rubio artificial. antes de pasar sonó together forever de rick astley, canción pedorrísima, pegadiza, insoportable, firmé por dos, pasé, me recosté, de la camilla sacaron algo así como un ladrillo metálico que después me di cuenta que lo ponen en la parte de arriba de la máscara para trabarla, me congelé, me dormía, sentía que me dormía, una de las placas tiene el número mil doscientos diecisiete, listo euge (?), hasta mañana. hasta mañana, dije, creo que era nueva. mientras volvíamos a casa sonaba it's a sin de los pet shop boys, subí el volumen a veintiuno, seguí el ritmo con el pie, canté algo (mal). a los minutos, pettinato empezó a decir la letra de moneytalks de ac/dc y padre diciendo estos le roban a iron maiden (?) o suena todo igual, o las dos, le dije. cuando llegábamos y pasamos por la panadería sonaba diez años después de los rodríguez, calamaro me cae mal, /una carta te di, que nunca escribí, que nadie leyó, hoy, diez años después, todo sigue igual, nunca te llegó/ ¿qué? que se dedique a otra cosa, acotó madre y me causó gracia. desayuné libritos con café con leche. leí un par de párrafos y me dormí. me desperté y estaba sola, esperando.  

días de radio. día seis.


nuevo lunes. siete y cinco de la mañana partíamos congelados en el auto. apenas prendí la radio sonaba i saw her standing there de los beatles, no es mi canción favorita pero algo es algo. íbamos bien, a tiempo, nada raro, hasta que sonó bicho de ciudad de los piojos, me molesta cómo canta, me molesta todo en realidad. cuando llegábamos, siete y veintitrés sonaba shout shout let it all out de tears for fears, apagose la radio y bajamos al subsuelo con madre mientras padre estacionaba el auto. noticiero repetitivo hasta las siete y cincuenta y nueve, había poca gente, cosa rara en un lunes, pero quizá mucha gente ya se fue de alta. algunos conocidos, otros no tanto, me llamó la atención que llamaran al señor x y se presentara una mujer, espero que se hayan confundido, se escuchaba poco cuando llamaban por altavoz. el contador llega a ciento nueve. hoy me llamaron fere, feré, ferré, eugenia, todas personas diferentes, firmé dos veces y esperé detrás de la puerta. pasé, me recosté, máscara, sin cuña, quedate quietita, me dijeron, cosa que hice lo imposible por hacer, me congelaba, estaba tiritando de frío y la camilla no ayudaba al calor corporal. salí, me abrigué y nos fuimos. nos llevamos un ejemplar del diario español público, tiene un par de notas interesantes. volvíamos por avenida independencia / avenida juan bautista alberdi y sonaba ella dijo de estelares, simple, linda, cuando llegábamos a casa sonaba like a virgin de madonna, pegado, everybody's changing de keane, ya lo creo. menos yo. desayuné y me dormí. sigo buscando a mi don josé de todos los nombres.

INFORME HISTOPATOLÓGICO



Paciente: FERE EUGENIA
N° de documento: 0
Solicitado por Dr.: LARENAS MERCEDES
Entidad: PRIVADO
N°: 683343
Fecha Ingreso: 24/06/2010
Afiliado:
H. C.:

DESCRIPCIÓN MACROSCÓPICA

A) Cavum, 1° muestra. Varios fragmentos blanquecinos que miden entre 1,2 y 0,6 cm.
B) Cavum, 2° muestra. Dos fragmentos blanquecinos que miden 1 y 0,8 cm.

DESCRIPCIÓN MICROSCÓPICA
Los cortes histológicos de las biopsias de cavum (1° y 2° muestra) presentan áreas de escefalo del epitelio de revestimiento. Subyacente se observa estroma linfoide con algunos folículos hiperplásicos y discreta fibrosis. Tinciones de inmunoperoxidasa para la demostración de citoqueratina. AE1-AE3, CD20, CD79a, PAX 5 y CD3. La citoqueratina AE!-AE3 fue positiva en el componente epitelial de revestimiento y en algunas glándulas sueltas del corion.
Las inmunotinciones con CD20, CD79a y PAX 5 fueron positivas predominantemente en los folículos linfoides descriptos y en menor grado en las zonas interfoliculares.
La inmunotinción con CD3 fue positiva en las zonas interfoliculares y en menor grado en los folículos linfoides.
La imagen histológica de la lesión, en correlación con los resultados del panel inmunohistoquímico, indican que la lesión corresponde a una hiperplasia linfoide.

DIAGNÓSTICO
Cavum (1° y 2° muestra), biopsias (x2):
Hiperplasia linfoide.



Este informe responde al requerimiento del médico solicitante. Será responsabilidad del paciente presentarlo ante el mismo.

  

días de radio. día cinco.



siete y ocho estábamos en el auto. puse la radio, volumen en trece. la lista de temas de hoy empezó con polaroid de locura ordinaria de fito páez, para que la canción sea perfecta fito tendría que afinar un poco, pero va bien. antes de llegar, demoramos unos minutos en la autopista, al paso que íbamos pensé que llegábamos tarde. mientras pensaba en que ya había pasado una semana, la primera. llegamos y no había nadie, bueno, nadie, nadie, no, había dos personas esperando, elegimos asiento y todo. me llamaron siete y treinta y nueve. sonaba una canción de calamaro, que no me acuerdo. tuve que firmar cuatro veces, las de ayer las borraron porque estaban en rojo que por lo poco que ví era la única lapicera que había. a los diez minutos nos fuimos. escuchamos is this love de bob marley, live and let die de los gun's and roses
y
papa don't preach de madonna, una lista interesante para las ocho de la mañana. desayunamos libritos de grasa con mate cocido. no pude dormir nada. quemada, me acosté a la una de la madrugada. es sábado y hace frío. 

días de radio. día cuatro.


salimos siete y cinco y padre tenía ganas de ir al baño. creo que hasta allá aguanto, dijo y se dio cuenta que se había olvidado la billetera. volvimos para casa, para el baño de casa, en definitiva. sonaba the man who sold the world por nirvana versión unplugged. pasamos varios semáforos en rojo, no tardó en ir al baño teniendo en cuenta que el pasillo es largo, pero sus piernas también y calza cuarenta y cuatro, que no es poco. hasta allá no aguantó. con mi botella de agua parece que soy adicta al éxtasis, pero nada más lejano a eso. sonaba la canción caña seca y un membrillo de patricio rey y los redonditos de ricota mientras padre ponía el auto en marcha. autopista y girls just wanna have fun de cindy lauper, llegamos siete y cuarenta, la hora de mi turno, esperaba que no haya ningún inconveniente por haber llegado tarde. había menos gente que lo habitual y pasé a las ocho. sorpresivamente estaba puesta la misma radio que escucho yo y mientras hay alguien haciendo el tratamiento la radio hace estática. apenas entré, noté que había tres personas antes que yo, mientras sonaba other side de los red hot chili peppers con una batería extra. hola feré, ya pasás, me dijo mara, me dijo feré, no lo podía creer. un reloj digital marca hasta ciento y algo al ritmo de un poco más rápido que un segundo cada vez que pasa alguien. son dos veces las que apunta la máquina. una señora pasaba de campera hasta el probador. están por darle el alta escuché, mientras pasaba otra señora. antes de entrar sonó smoke on the water de deep purple, algo entrecortada, obviamente. cuando fue mi turno me atendió otra chica y hablaba con mara de qué posición debería tener la máquina. estos últimos días no apagaron la luz, sonaba nunca quise de intoxicados y yo la cantaba en mi cabeza. conté hasta ciento y algo, cambiaron el aparato de posición y otra vez, uno, dos, tres, cuatro, cinco, así hasta ciento y algo. salí y estaban madre y padre esperando a que salga. saludamos y nos fuimos, pasamos por el estacionamiento, subimos al auto y sonaba notorious de duran duran, volvimos por la autopista y mientras sonaba everything counts de depeche mode, subí el volumen a veintiuno y terminamos la mañana con vasos vacíos de vicentico y celia cruz. me dormí y cuando me desperté tomé un par de mates con madre y mi hermana. comí y es lo único que el dolor de cabeza no me impide que siga haciendo. 

  

GUÍA PARA EL PACIENTE



VIDT CENTRO MÉDICO
Excelencia en Terapia Radiante

Introducción
Esta Guía tiene como objetivo brindarle información sobre el tratamiento con radiaciones que usted recibirá. Ante cualquier duda, consúltenos.

¿Qué es la Radioterapia?
La Radioterapia o Terapia Radiante es la utilización de radiaciones de alta energía para el tratamiento de afecciones de variado origen. Los rayos que se utilizan para tratamientos son ondas electromagnéticas, al igual que las de los equipos para hacer radiografías, pero de mayor energía.
Los equipos utilizados para terapia radiante son los Aceleradores Lineales de Fotones o Electrones y las bombas de cobalto.
Vidt Centro Médico cuenta en sus distintos centros de atención con equipos de diferentes modalidades y energías.
El médico especialista de Vidt Centro Médico determinará cual es el tipo de tratamiento Radiante más adecuado para su situación y decidirá, de ser necesario, la derivación para su atención a alguno de estos Centros a efectos de optimizar los resultados terapéuticos.

¿Cómo me ayudará la radioterapia?
La radiación, utilizada en los niveles apropiados destruye la capacidad de crecer y reproducirse de las células alteradas.
El tratamiento de radioterapia en algunos casos se combina con quimioterapia (drogas), y/o cirugía.

Primera entrevista
Su atención comienza sin su presencia en el consultorio médico, ya que mientra usted aguarda la consulta con el profesional, éste se encuentra evaluando sus estudios y antecedentes clínicos.
A veces será necesario repetir estudios y/o solicitar alguno adicional, asegurando de esta forma que el tratamiento sea el más adecuado para su caso en particular.
Durante la entrevista se le explicará detalladamente el tratamiento que usted deberá realizar y sus posibles efectos.
Sus preguntas serán contestadas en detalle. Una vez finalizada esta primera consulta, se le dará un turno para efectuar su Simulación / Planificación.

Simulación y Planificación del Tratamiento
Una vez que el médico que en la primera consulta, evaluó sus estudios y tratamientos previos, planificará un programa terapéutico especialmente para usted.
Con la ayuda de una computadora de Planificación de Tratamientos Radiantes y un estudio que se le hará, denominado Simulación, se determinará la mejor forma de administrarle la radiación.

¿En qué consiste la Simulación?
La Simulación es un estudio preparatorio del Tratamiento de Radioterapia que usted recibirá.
Un Técnico Especialista en Radioterapia lo recibirá y ayudará a acostarse en la camilla de un equipo especial denominado Simulador.
En esta etapa el Médico Radioterapeuta y el Técnico definirán el área de tratamiento que se verá en un monitor de televisión. Se le tomarán algunas medidas, se le hará un pequeño tatuaje con tinta china par tener un punto de referencia y poder así repetir su posicionamiento con exactitud todos los días de tratamiento.
Por ser la Simulación un estudio Radiológico, no produce dolor ni molestias.

Tratamiento
.El tratamiento se realizará habitualmente en forma diaria de Lunes a Viernes y la duración del mismo es de 5 a 8 semanas aproximadamente.
.El horario de su tratamiento será el convenido por usted y los técnicos/as encargados de operar el equipo. Serán ellos los que lo ubicarán diariamente en la camilla de tratamiento y utilizarán el o los tatuajes que le fueron efectuados en la Simulación como guía de orientacón del haz de radiación.
.Usted se familiarizará rápidamente con la rutina del tratamiento. Tenga en cuenta que si bien cada sesión dura aproximadame te 5 a 10 minutos, usted permanecerá de 30 a 45 minutos en el Centro Médico entre su llegada y su partida.

¿Cómo son los tratamientos?
.El tratamiento no es doloroso.
.Usted no percibirá ninguna sensación en el momento de recibir la radiación.
.Una vez acostado sobre la camilla del equipo de tratamiento el técnico lo ubicará en la posición en que usted deberá ser irradiado.
.Usted deberá permanecer quieto mientras dure la aplicación.
.El movimiento del equipo a su alrededor quedará condicionado a las indicaciones de la planificación de su tratamiento.
.El técnico operador se retirará de la sala de tratamiento antes de comenzar la radiación.
.Recuerde que los técnico operadores estarán controlando y observando su tratamiento en forma continua desde una pantalla de televisión o a través de una ventana de control.

¿Qué debo hacer durante el curso del tratamiento?
.Usted puede continuar con sus actividades habituales.
.El Médico puede sugerirle, que limite ciertas actividades, tales como deportes, de acuerdo con su caso.
.Usted deberá cuidar muy bien su organismo durante el curso del tratamiento, evitar grandes esfuerzos, alimentarse bien, evitar ropa ajustada sobre el área del tratamiento, y tratar con delicadeza la piel que es expuesta a la radiación.
Medicación previa: mantendrá la misma sin modificación salvo orden expresa del médico radioterapeuta y/o del médico especialista que la indicó
Nueva medicación: deberá informarle a la brevedad al Médico Radioterapeuta, lo que fue indicado.

¿Qué debo saber sobre el tratamiento?
La radioterapia NO ES DOLOROSA.
Usted NO ESTÁ RADIOACTIVO en ningún momento. No presenta ninguna amenaza para la salud de su familia y amigos.
Usted NO PIERDE SU CABELLO, salvo que el tratamiento se aplique en la región de la cabeza.
Si usted está EMBARAZADA, piensa que puede estarlo, o se embaraza durante el tratamiento radiante debe informarlo de inmediato.
Es importante que permanezca QUIETO durante el corto tiempo de la aplicación.

¿Cuáles son los efectos colaterales?
Los efectos colaterales que pueden presentarse son diferentes dependiendo de la zona tratada, la dosis y tipo de energía utilizada.

Citaremos algunos ejemplos:
.Enrojecimiento cutáneo.
.Molestias o leve ardor en la mucosa bucal.
.Dolor de garganta semejante a una faringitis.
.Leve afonía.
.Reducción temporaria de la cantidad de saliva y alteración de la percepción de los gustos.
.Aumento de tos y expectoración.
.Cambios evacuatorios intestinales.
.Cambios en la micción (mayor frecuencia, leve ardor)

El médico le explicará con más detalle los probables efectos colaterales correspondientes a su tratamiento en particular durante su primera entrevista.

¿Qué debo hacer cuando finalice el tratamiento?
Debe continuar cuidando muy bien su organismo, como lo hizo durante el tratamiento.
Con respecto a la piel debe mantener su control.
Reducir la exposisión al sol de la zona irradiada y en forma muy estricta durante el primer año post tratamiento.
Al finalizar el tratamiento radiante se le entregará un informe del mismo al profesional médico que le indicó el tratamiento.
No dude en consultarnos ante cualquier inquietud.

El grupo de Trabajo
El equipo profesional de este Centro Médico, está integrado por Médicos Radioterapeutas, Físicos, Ingenieros, Técnicos Dosimetristas y Técnicos Operadores. Cada uno de ellos cumple un rol durante el curso de su tratamiento, desde la indicación de la cantidad y tipo de radiación, equipo a utilizar, hasta su ubicación diaria en la camilla del tratamiento. Todos estos profesionales trabajan en conjunto para brindar excelencia a su tratamiento. Colaborando con ellos usted podrá ayudarlos a lograr los mejores resultados.

 

días de radio. día tres.


salimos a las siete y cinco. fuimos por la autopista y tardamos lo mismo que ayer. puse la radio y pettinato me sorprende cada día más, primero pasó crua chan de sumo y después birthday de los beatles que nunca las había escuchado, pettinato estaba contento por haber pertenecido a una banda como sumo. pasé la tarjeta por el lector mientras padre se sentaba a ver el noticiero en la sala de espera. me molesta que pongan el noticiero en una sala de espera, es deprimente ver el noticiero tan temprano, encima repite las mismas noticias cada media hora con la excusa de que es "lo que saber antes de salir de casa". yo pondría un canal de música o utilísima, algo para no pensar demasiado. me atendieron a las ocho, no entiendo para qué me hacen firmar dos veces. me recosté en la camilla, me pusieron la máscara sin cuña y me quedé un rato más, me sentí mareada por un momento. antes de salir pedí una guía para el paciente, que de guía no tiene tanto, es un folleto informativo apenas. cuando volvíamos (también por la autopista) pettinato pasó zombie de los cranberries. creo que volvimos por la autopista porque padre tenía ganas de ir al baño, pero antes de saberlo me quedé dormida y después de levantarme él ya no estaba. leí la guía mientras volvíamos. no puedo terminar la colmena, es pesadísimo. desde ayer siento la hiposalivación cada vez más, es horrible.

días de radio. día dos.


me desperté tarde, pero llegamos temprano. pettinato pasó signos de soda stereo en la radio. BIENVENIDA, SRA EUGENIA FERE, SU TURNO ES 07:40 HORAS o algo así. me dormía, llevé la colmena para leer, pero apenas leí un par de hojas. no había tanta gente, me llamaron rápido. pasé ocho y cuarto, me atendieron ocho y veinte, creo. mientras esperaba sonaron ingrata de café tacvba y gimme tha power de molotov, mañana mexicana. creo que estuve más tiempo que ayer, pero no sé. firmé dos veces más, me atendió otra persona. hasta mañana, me dijeron. todavía no sé cuántas son las sesiones que tengo que hacer. se me parte la cabeza. desayuné y dormí cuando llegué a casa. cuando me levanté ni sabía en qué día estaba pero sigue siendo hoy.

días de radio. día uno.


llegamos sobre la hora. es decir, tarde. mi tarjeta no servía, me dieron otra con un código de barras y mis datos. BIENVENIDO, FERE EUGENIA (EF para los amigos, o eugenesia, o eushinnn). me atendieron relativamente temprano, paseamos de unos asientos a otros, con tal de "ver la tele". me llaman, paso por la puerta vaivén, entro en el probador o como se llame, espero. escucho que mara dice ferrere y me busca, es feré, le digo, con mi cara de pormillonésimavezescuchoquedicenmalmiapellido. dos firmitas (otra vez los diminutivos). me llama otra vez, esta vez dice fere, que no es poco. me dirijo hacia la sala del tratamiento, es como una sala de radiografías pero más grande. el aparato sería el hijo no reconocido entre un tomógrafo abierto y un aparato de sacar radiografías, grande, frío, como el enfermero. le pregunté tres veces algo y no me respondió, mara sí, porque creo que fue la única que entendió mi pregunta. recostate, apoyate bien (mientras te atornillo la máscara a la camilla) quietita. a doscientos setenta, escucho que dicen y el aparato se posiciona a mi derecha. apagan las luces, un ruido insoportable y yo con ganas de tragar saliva. prenden las luces, el aparato se posiciona a mi izquierda. apagan las luces, el ruido insoportable otra vez. habrán sido siete minutos, más no, menos no creo. ¿estás bien? preguntó mara, sí, le dije. hasta mañana, linda. hasta mañana, le dije, sin adjetivarla, no la conozco demasiado. salí y estaba madre, ¿papá? le pregunto, ya sabés, me dijo, afuera fumando, le dije y me miró con cara de ¿qué querés que haga a esta altura de mi vida?. allí estaba, esperando que salgamos, cruzamos por la esquina, dijo padre, sí, como corresponde, le digo. esperen acá, dijo, mientras iba a buscar el auto. volvimos a casa. me dormí con una molestia en la nariz que todavía continúa. se me quema la cabeza (literalmente). 

al español, por favor



llegamos siete y treinta y tres, pettinato pasaba un tema de pink floyd en la radio. como era temprano escuchamos el tema, padre estacionó el auto y cruzamos. primer subsuelo. hola, buen día. tengo turno a las ocho, es la primera vez que vengo. ¿nombre?, eugenia feré, le digo, ¿te doy la tarjeta?, sí, por favor, me dice. tomá asiento. pasó más de media hora hasta que me llamaron. pasá por esa puerta y por la puerta vaivén. hola eugenia, soy mara, yo te voy a acompañar durante el tratamiento, para la placa de hoy sacate todo de la cintura para arriba, dejate la remera así no tomás frío. era cierto, hacía frío. vení por acá, la sigo y un chico buscaba mi máscara. ¿cómo estás? me preguntó, nerviosa, le dije, no, tranquila, me dijo, recostate acá, tranquila. son unas plaquitas nada más (otra vez los diminutivos), decía mara mientras atornillaba la máscara a la camilla. ¿tu nombre? dije, mara y el de mi compañero, sebastián, quietita, mi amor, me dijo. una luz blanca no me dejaba ver. quietita. ruido de placa. prenden las luces. me dicen que falta otra placa. es cavum, comentan. quietita. ruido de placa. listo, mi amor, me dijo mara. el lunes empezás, ya te doy la tarjetita. mientras me cambio, mara me dice que necesitan unas firmas mías. diría que fueron cinco o seis, si fuese el personaje de nones quizá lo recuerde con más precisión. salgo y estaba padre esperando, hablando con una chica de mi edad. me cambiaron el turno a siete y cuarenta, le digo, la chica dice que igualmente atienden con demora, padre dice que es mejor (?). saludé a la chica, le dije nos vemos. subimos. cruzamos. padre pagó el estacionamiento. llegué a casa, desayuné y dormí lo que no dormí a la noche. escribí algo, aquí está.

martes trece. no te cases, no te embarques ni simules


turno a las doce. llegamos a las doce y cuarto. no sabía que era hoy, dijo padre, desde la semana pasada que sabías que era hoy, le dije, bueno, me olvidé, me dijo. madre me pedía que me calle. hola, buenas tardes, le dije al de seguridad, buen día le dijo madre, él contestó buenas noches, sonriendo, sentado en una banqueta en la puerta. hola, le dije a la de recepción (soysimpáticaporquenomelevantotempranocomolarecepcionistaqueteatendióelotrodía). hola, me dijo. tengo turno a las doce para una simulación, le digo, ¿apellido?, feré, f-e-r-e con tilde en la última e. primer piso y te llaman. mientras le doy la tarjeta escucho que me llaman. la recepcionista hablaba por teléfono y le digo que me llamaron por el altavoz. subo al ascensor con madre, no había lugar par nadie más. vamos al primer piso, abro la primera puerta pero no abre la segunda. claustrofobia. madre me dice que bajemos en el segundo piso, ella baja y yo le respondí que me quedaba en el ascensor. bajo al primer piso, la puerta no abría, empecé a golpearla y alguien me dice que intente subiendo y bajando otra vez. cierro las puertas y llaman al ascensor desde el segundo piso, era madre, no hay escalera, me dice, bajamos y subimos al primer piso por escalera. pregunto en secretaría si me habían llamado. en seguida te llaman por esa puerta, léase la del medio del pasillo. a los pocos minutos se asoma un tipo, me mira, está a punto de decir algo pero no le sale. feré, le digo, mirando algo me dice pasá. me da la mano, me dice que vamos a hacer la segunda simulación. que me saque los anteojos, la campera y la polera. recostate, apoyá la cabeza acá y aguardame. trajo la máscara, seca, tibia, horrible. me dijo algo así como que no me mueva, este aparato va a tomar mediciones, ¿cómo podría moverme con eso en la cabeza?. dos luces rojas me daban directamente a los ojos, una máquina giraba haciendo semicírculos a mi alrededor. me sentía encerrada. vuelve, me dice que vamos a demorar quince minutos, en ese momento supuse que ya habían pasado los quince minutos y varios más. hace algo en la máscara, algo así como un corte en el lado derecho. cinta, quedate quieta, portazo. lalo mir hace un chiste en la radio y evito tentarme para no moverme. un par de ruidos más, quien dice un par dice tres. sube la camilla, la luz roja no me deja ver, tengo frío, pese a que está encendida la calefacción. me molesta que salgan y digan yastá, un par de cositas más y listo. un par, ergo, tatuaje nuevo, rojo, a la altura del maxilar derecho, sacarme la máscara y decirme que sangra el pinchacito (también me molestan los diminutivos). sacate esto (algodón y cinta) en quince minutos, presentale esta tarjeta a maría josé y ella te da el turno par empezar el tratamiento. gracias, le dije, le pregunté el nombre y me dijo david. suerte, eugenia, gracias, le dije. salí, me abrigué, madre me preguntó ¿y?, tatuaje nuevo, le dije. guardé todo y me quedé con la tarjeta en la mano. hay alguien, me dijo madre y me senté. salió alguien y saludó a madre. pasaron cinco minutos, quizás más, golpeá ahora, me dijo madre. golpeé despacio, pasaron otros cinco minutos y maría josé abre la puerta. hola, le digo, me mandó david con esta tarjeta, pasá, tomá asiento, me dice. paso con madre. a ver, bueno, te anotaron para el viernes dieciséis a las ocho. ah, el próximo viernes, le digo, sí, este viernes empezás. nervios y claustrofobia otra vez. gracias, le digo. suerte, eugenia. gracias, le dije. avenida santa fe, avenida scalabrini ortiz, el ciento cuarenta y uno, tatuaje nuevo, dos de uno veinticinco, angustia y a casa.  

tiempo de silencio, por luis martín-santos. fragmento.



pero ahora no, estamos en el tiempo de la anestesia, estamos en el tiempo en que las cosas hacen poco ruido. la bomba no mata con el ruido sino con la radiación alfa que es (en sí) silenciosa, o con los rayos de deutones, o con los rayos gamma o con los rayos cósmicos, todos los cuales son más silenciosos que un garrotazo. también castran como los rayos x. pero yo, ya, total, para qué. es un tiempo de silencio. la mejor máquina eficaz es la que no hace ruido. este tren hace ruido. va traqueteando y no es un avión supersónico, de los que van por la estratósfera, en los que se hace un castillo de naipes sin vibraciones a veinte mil metros de altura. por aquí abajo nos arrastramos y nos vamos yendo hacia el sitio donde tenemos que ponernos silenciosamente a esperar silenciosamente que los años vayan pasando y que silenciosamente nos vayamos hacia donde se van todas las florecillas del mundo. pero no me siento suficientemente desesperado, siento un placer muelle en este arcaico instrumento que galopa, galopa, galopa como un animal con su traqueteo ruidoso de efecto hipnótico que hace coincidir su ritmo con el del electroencefalograma y que por un sistema de acomodación idéntico al que emplean los negros en las tribus primitivas, con sus tam-tam en las noches de fiesta y bailando, bailando consiguen -ellos, sí, dichosos llegar al famoso éxtasis, mientras que aquí ni aun el sueño se consigue. si llegara al éxtasis, si cayera al suelo y pateara ante la misma cara del predicador viajero podría convertirme, atravesar el lavado necesario del cerebro prevaricador y quedar convertido en un cazador de perdices gordas y aldeanas sumisas. pero no somos negros, no somos negros, los negros saltan, ríen, gritan y votan para elegir a sus representantes en la onu. nosotros no somos negros, ni indios, ni países subdesarrollados. somos rnojamas tendidas al aire purísimo de la meseta que están colgadas de un alambre oxidado, hasta que hagan su pequeño éxtasis silencioso. tracatracatracatracatracatracatraca traqueteo tracatracatracatracatraca: se puede formar un ritmo, es cuestión de darle una forma, una estructura gestáltica, puede conseguirse un ritmo distinto según la postura en que uno se ponga a escuchar un ritmo cada dos, un ritmo cada tres, un ritmo cada cuatro y luego repetir, o bien otro ritmo como en las figuras ópticas se puede ver una copa o el perfil de una cara. racionalismo mórbido, qué me importan a mí los ritmos, las figuras y las gestalten si me están capando vivo. ¿y por qué no estoy desesperado? es cómodo ser eunuco, es tranquilo, estar desprovisto de testículos, es agradable a pesar de estar castrado tomar el aire y el sol mientras uno se amojama en silencio. ¿por qué desesperarse si uno sigue amojamándose silenciosamente y las rosas siguen sien... las rosas?... ajjj. podrás cazar perdices, podrás cazar perdices muy gordas cuando los sembrados estén ya... podrás jugar al ajedrez en el casino. a ti siempre te ha gustado el ajedrez. si no has jugado al ajedrez más es porque no has tenido tiempo. acuérdate que antes sabías la defensa philidor. el ajedrez es muy agradable y además al no estar desesperado, qué fácil será acostumbrarse si uno no está desesperado. será muy fácil, no habrá más que estar quieto al principio porque, al moverse, puede rozarse la herida. primero estar quieto. entonces vendrá una mujer, una linda mujer a tu consulta y te dirá lo que padece, prurito de ano. tú la diagnosticarás sin esfuerzo, le recetarás lo que necesita. ella dirá, es simpático el nuevo. por poco tiempo que tengas que esperar a que venga esa mujer tendrás tiempo para que se te pase. se te habrá pasado todo. entonces dirán, es mejor que el otro. el nuevo es mejor. habrá algunos que todavía no, que todavía no, que todavía creerán que el viejo es mejor o que les dará vergüenza dejarlo. mejor, porque si no, no tendrías tiempo suficiente para cazar perdices. estarás así un tiempo esperando en silencio, sin hablar mal de nadie. todo consiste en estar callado. no diciendo nunca nada de eso. todo el mundo, poco a poco, verá cómo eres de bondadoso, de limpio, de sabio. ahí está el páramo, el largo páramo igual que una piel aplicada directamente sobre el esqueleto. en esta época, donde hay árboles rojo-dorados de otoño, no hay nada más que tierra seca, paisaje masculino nunca castrado nunca, de donde quién sabe aún qué nuevas piedras pueden salir si se arranca la tierra. granito redondo, acariciado por el aire durante tanto tiempo que se ha ido quedando redondo, piedras doradas, piedras negras, piedras rojas. habrá un lagarto. no, ya no. en otoño se duermen. allí la sierra azul acercándose, acercándose, esperando la perforación del tren, la sierra como si guardase un secreto. allí está, es mejor que nada. hay una esperanza. al otro lado, todavía están los moros. una cabalgada y los echamos, otra cabalgada y se van hasta la otra sierra, repoblar, repoblar, cargar la tierra de niños, de hombres, de mujeres que paren, henchirla hasta que se os vayan quedando delgados y cuando ya tengan tanta hambre que parezcan mojamas echarlos fuera y ya veréis, ya veréis lo que harán. pero si ya no hay sitio donde echarlos qué hacemos nosotros. aquí estoy. no sé para qué pienso. podía dormirme. soy risible. estoy desesperado de no estar desesperado. pero podría también no estar desesperado a causa de estar desesperado por no estar desesperado. a qué viene aquí ahora ese trabalenguas. parece como si me gustaría decirlo a alguien. alguien me tomaría todavía por ingenioso y no tendría que preguntarme de dónde viene mi ingenio, porque para qué iba a preguntarse de dónde viene mi ingenio. iy qué demonios puede importarle a nadie si yo soy ingenioso o no soy ingenioso o si era ingeniosa la puta que me parió? ¡imbécil! otra vez estoy pensando y gozo en pensar como si estuviera orgulloso de que lo que pienso son cosas brillantes... ajj. el sol sigue tan tranquilo entrando en el departamento y allí se dibuja el monasterio. tiene todas sus cinco torres apuntando para arriba y ahí se las den todas. no se mueve. tiene las piedras alumbradas por el sol o aplastadas por la nieve y ahí se las den todas. está ahí aplastadito, achaparradete, imitando a la parrilla que dicen, donde se hizo vivisección a ese sanlorenzo de nuestros pecados, a ese sanlorenzaccio que sabes, a ese sanlorenzón, a ése que soy yo, a ese lorenzo, lorenzo que me des la vuelta que ya estoy tostado por este lado, como las sardinas, lorenzo, como sardinitas pobres, humildes, ya me he tostado, el sol tuesta, va tostando, va amojamando, sanlorenzo era un macho, no gritaba, no gritaba, estaba en silencio mientras lo tostaban torquemadas paganos, estaba en silencio y sólo dijo -la historia sólo recuerda que dijo- dame la vuelta que por este lado ya estoy tostado... y el verdugo le dio la vuelta por una simple cuestión de simetría.

© 1960.

tac, parte 6, reloaded



tomografía axial computarizada más marcación. tenía turno a las siete de la mañana, llegamos siete menos cuarto, o antes. miércoles siete de julio. de haber jugado al siete seguro que salía el nueve. una sola vez jugué y una sola vez gané, pero ese es otro tema. en "recepción   (concaradeculoporquemetengoquelevantartempranoparalidiarcongenteenfermatodoslosputosdías)" me dijeron que me dirija al lado, léase, una puerta más a la izquierda, sí, tuve que pensar hacia donde me dijo que vaya. sonaba en la sala de espera never let me down again de depeche mode y agradecí en silencio a pettinato el haber pasado ese tema a las siete y siete de la mañana. esperábamos que llegue padre que fue a estacionar el auto mientras se asoma un tipo desde la sala diciendo fére, ya estoy con vos. miré a madre y me devolvió la mirada de no busques roña. el de seguridad estaba en la puerta y le hizo señas a madre para que abra la puerta porque se abre de adentro y llegaba padre. mientras yo veía el techo y me quería ir. fére, pasá. lo primero que ví fue el tomógrafo, no sé por qué, pero estaba inclinado como el del sanatorio. me preguntó si ya me había hecho tomografías anteriores y le dije que sí, acá están, me dijeron que las traiga. le dí las imágenes de la primera y de la última y me preguntó qué hice en el medio (?), quimio, le dije. seis sesiones desde enero a abril, antes del tratamiento me hicieron una biopsia y después de la última sesión de quimio me hicieron otra. creo que se perdió en el camino. me dijo quedate en remerita, está prendido el aire acondicionado así la máscara se enfría más rápido (?). yo no sabía de qué me estaba hablando, mi cara se lo habrá dicho y me contó que lo de hoy era tomografía y marcación, que esta red se moja con agua tibia, la pongo sobre tu cara y toma la forma, a medida que se enfría se va moldeando. recostate boca arriba, poné las manos abajo de la cola, vos quieta, relajada. ¿cómo prodría relajarme en una bandeja fría con cinco tornillos al rededor de mi cabeza sabiendo que me iban a poner una red en la  cara que se enfría con el aire acondicionado mientras se moldea?. dicho y hecho, no me relajé, por instinto cerré los ojos (cuando algo me da miedo cierro los ojos) y de repente, la red. no me podía mover, sentía que no podía respirar, pero sí podía, era la sensación de ahogo y de claustrofobia de siempre que tengo miedo. mientras intentaba no pensar, cosa imposible en esos casos, sentía que se me dormían las manos, que sebastián (así se llama el técnico) estiraba la red a la altura de mi nariz, pellizcándome sin intenciones de hacerlo y monologando ya que mis respuestas eran sólamente sonidos que intentaban salir de mi boca sellada con la red que cada vez estaba más fría. ya sabés el procedimiento, te voy a tomar varias imágenes, cualquier cosa me decís (¿qué le iba a decir?) creo que a  ningún escritor de película de terror se le ocurrió una escena en un tomógrafo con alguien con la cabeza tapada por una red que apenas te deja respirar por el miedo a moverte y no arruinar las cosas. de repente, lo peor, ganas de estornudar y toser y tragar. era imposible, tragué y creo que por eso me hizo varias imágenes más. habrán sido diez minutos, no más, pero sentí que estuve ahí tres horas. apenas podía abrir un ojo y respirar por la boca cuando me dijo que ya estaba, que para la próxima tenía que volver a usar esa máscara para estar siempre en la misma posición. antes tengo que marcar dónde va. sentí olor a fibra indeleble, a tinta, sentí cómo abría una aguja, sentí el olor a alcohol y sus manos pasándome un algodón por debajo de la patilla y delante de la oreja. vas a sentir un pinchazo, mientras me sacaba la máscara de la cara y la apoyaba no sé dónde. no me pinchó una vez, me pinchó tres, me limpió con alcohol y me dijo ahora mirá para acá, sin alcohol volvió a marcarme, esta vez del lado derecho. me sentí mareada, tenía ganas de llorar y no sabía por qué. esa madrugada había dormido poco, en parte por la ansiedad y otra parte por el dolor de ovarios que tuve antes de indisponerme a las tres de la madrugada. dormí poco, tenía ganas de llorar. guardé todo en la carpeta, en la mochila, saludé y me fui. madre y padre estaban hablando con un matrimonio mayor, más ganas de llorar. tengo que volver el martes para la simulación parte dos. ¿acá? preguntó padre, sí, acá. al mediodía, el martes, le dije, mientras sebastián le decía al matrimonio ya estoy con ustedes. nos fuimos, madre, padre, mis tatuajes y yo.

crónica de una biopsia anunciada, parte tres


epicrisis

apellido y nombre: fere eugenia
fecha de nacimiento: 15/04/1984
fecha de ingreso: 24/06/2010 07:53:00
intervención policial: no
motivo de ingreso: patología orl
h. clínica: dn30926331
fecha de egreso: 24/06/2010 10:09:58

evolución
buena evolución

intervenciones quirúrgicas y/o prácticas
biopsia de cavum

estudios efectuados
-

tratamiento efectuado
biopsia de cavum

observaciones
-

diagnóstico de egreso codificado
j39.2 otras enfermedades de la faringe edema. quiste. de la faringe o de la rinofaringe. excluye faringitis crónica. ulcerativa

diagnóstico de egreso
linfoma

destino
domicilio

medicación al egreso
aine

medidas higiénico-dietéticas
reposo

curaciones
por consultorios externos

pautas de alarma
sangrado

kinesioterapia ambulatoria
-

internación domiciliaria
kinesiología: n
médico: n
enfermería: n

seguimiento médico
por consultorios externos

ante cualquier necesidad de consulta ud. puede concurrir a la guardia del policlínico, disponible las 24 hs del día.

esta vez dejé los detalles al margen. había tanta sangre que no podía respirar.

heroína


heroína1.

(del gr. ἡρωΐνη).

1. f. mujer ilustre y famosa por sus grandes hechos.
2. f. mujer que lleva a cabo un hecho heroico.
3. f. protagonista de una obra de ficción.

heroína2.

(del fr. héroïne).

1. f. droga adictiva obtenida de la morfina, en forma de polvo blanco y amargo, con propiedades sedantes y narcóticas.

(http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=hero%C3%ADna)

la ves y no podés creer lo hermosa que es. tiene un perfume que te llega hasta los huesos. la ves, mezcla de polvo y líquido caliente que te quema los dedos al tenerla en tus manos. líquido que entra en tus venas y se pega a cada milímetro de ellas, llegando a tu cerebro contaminando cada milímetro cúbico de ese almidón chocolatoso que sale de tu cuerpo en cada jeringa todos los meses, por tu nariz cada vez que pensás en ella y la extrañás y anhelás más polvo, más líquido. está dentro tuyo y no podés deshacerte de ella. estuvo dentro tuyo y llegaste a tocar el cielo en cuerpo y alma. tu alma se desprende al pensar en ella y tocarte y al abrir los ojos llorás porque ella no está. querés más y no es suficiemte, recorre tus venas estando despierto y dormido. no hay otra cosa en tus venas más que ese polvo líquido caliente mezclado en el almidón chocolatos que perdés mes a mes con cada lágrima. explota tu nariz, queman tus dedos al tocarla, al pincharte con esa aguja oxidada y sucia, tan sucia que sólo ella te hace olvidar lo sucia que está. vos estás sucio, contaminado, la necesitás, no hay falopa más adictiva que ella y lo sabés y llorás porque no está a tu lado, está dentro tuyo y todos sabemos que no es lo mismo. te acompaña, te destruye, contamina, te quema la piel y te hace feliz. es una costumbre, un hábito, pensás en ella y ella se alimenta de sí misma y de tu cuerpo, de cada partícula indivisible, de tu almidón chocolatoso y otros fluidos de tu cuerpo. los absorbe y te absorbe y se consume. tu cuerpo la extraña, tus tics la extrañan, tus venas, tus uñas y tus dedos con callos. querés dejarla pero no podés borrarla de tu vida, para ella tenés nombre y apellido y ella también te necesita para existir, sin vos no fuiría, no sería libre dentro de tus venas arrastrándose dentro de un tubo y mezclándose con tu chocolate vuelve a ser polvo líquido y recorre tu cuerpo viajando con vos. yendo donde nunca estuvieron y nunca van a estar, el cielo.


bleed like me › garbage › bleed like me › 2005


avalanche is sullen and too thin
she starves herself to rid herself of sin
and the kick is so divine when she sees bones beneath her skin
and she says:
hey baby can you bleed like me?
c'mon baby can you bleed like me

chris is all dressed up and acting coy
painted like a brand new christmas toy
he's trying to figure out if he's a girl or he's a boy
he says:
hey baby can you bleed like me?
c'mon baby can you bleed like me

doodle takes dad's scissors to her skin
and when she does relief comes setting in
while she hides the scars she's making underneath her pretty clothes
she sings:
hey baby can you bleed like me?
c'mon baby can you bleed like me

therapy is speedie's brand new drug
dancing with the devil's past has never been too fun
it's better off than trying to take a bullet from a gun
and she cries:
hey baby can you bleed like me?
c'mon baby can you bleed like me

jt gets all fucked up in some karaoke bar
after two drinks he's a loser after three drinks he's a star
getting all nostalgic as he sings "i will survive"
hey baby can you bleed like me?
c'mon baby can you bleed like me
hey baby can you bleed like me?
oh, c'mon baby can you bleed like me

you should see my scars
you should see my scars
you should see my scars
you should see my scars

and try to comprehend that which you'll never comprehend
try to comprehend that which you'll never comprehend
just try to comprehend that which you'll never comprehend
try to comprehend that which you'll never comprehend

you should see my scars
you should see my scars

http://www.youtube.com/watch?v=TYQjR22Edow


placa


esperé una hora al técnico. quería irme a mi casa, quería desayunar, comer algo, mientras las recepcionistas hablaban de comida y me decían que me quede a comer con ellas. llegó el técnico, fui hasta la sala de espera y había un señor con su hijo, ya los había visto y el nene seguramente tenía ganas de comer como yo. llegué primero, paso, hola euge, me dice, hola, ¿tu nombre? le digo, pablo, me dice, hola. pasá por acá, ¿corpiño tenés?, no, le digo, bueno, ponete por acá, ¿de qué te operan? de la nariz, le digo, ah, ¿roncás mucho de noche?, no, es más complicado que eso, le digo, uy, perdoname, me dice, está bien, le digo, calmando lo incalmable. respirá hondo, listo, euge, respirá normal. te la dejo para informar y la retirás después de las catorce, ¿sí?, sí, le digo, chau, gracias, chau, dame un beso, me dice, suerte. gracias, pablo, le digo mientras pasaba el niño.

SERVICIO DE RADIOLOGÍA

FECHA: 18/06/10
PACIENTE: FERE EUGENIA
INFORME: TORAX (F)

LEVE REFUERZO HILIO-BRONQUIAL BILATERAL MÁS EVIDENTE DEL LADO DERECHO.
RESTO DEL TÓRAX LIBRE DE LESIÓN ORGÁNICA EN ACTIVIDAD.

análisis número no me acuerdo, parte 10


la sangre salió espesa. oscura. un pinchazo doloroso que no me dio tiempo a respirar hondo, como si eso calmara el dolor y sirviera de algo. dos tubos de ensayo a medio llenar de felicidad y sangre.

http://www.youtube.com/watch?v=TYQjR22Edow

me enamoré de la invitada


me enamoré de la invitada. nueve y veintitrés salgo de casa, advertida por madre de que puede no haber colectivos. que te lleve tu padre, dijo. no quiero, le dije. esperá que papá quiere hablar con vos. previo a esto mi papá hacía señas cual superviviente del titanic dando a entender que quería hablar con mamá. ¿viene conmigo? no, bueno. no, nada más. chau. sus diálogos son interesantísimos y breves, si los viera beckett se los come crudos. antes de salir, para espabilarme un poco me bañé con agua caliente, de esa que empaña todos los espejos y los anteojos orgánicos. mate cocido al microondas, galletitas de coco (tres) y a la calle. nueve y veintitrés. llego a la parada del cincuenta y seis. veo que pasan todas las líneas de colectivo. pensé que el cincuenta y seis no podía fallarme y menos en un día peronista como este. confirmando con mi mano en el bolsillo que no me alcanzaban las monedas para sacar boleto, sumado a las pocas ganas de buscar más monedas en la mochila (que es un trámite bastante engorroso si se tiene en cuenta el frío que hacía) le pregunto al tipo que controla que los colectivos lleguen a horario y además vende boletos si pasa el semirápido (sic) me dijo que sí, ¿uno noventa, no? sí, me dice. para conseguir más monedas le pago con diez. mientras tanto un tipo renegaba en la parada y hacía gestos de reloj pulsera como si eso hiciera que el colectivo llegara más rápido. nueve y veintisiete llegó el colectivo. venía semivacío. subo y noto que el primer asiento está vacío. no me siento (siempre que me siento, sube alguien que lo necesita, llámese persona mayor/de movilidad reducida/embarazada sin olvidarme de nombrar al oportunista que se hace el dormido en el momento oportuno). unas cinco o seis paradas después, a las nueve y cuarenta y siete el colectivo sube a la autopista. nadie. escena el mejor estilo película post apocalíptica. el interno mil cincuenta solo en la autopista. mientras tanto el señor del gesto reloj pulsera refunfuñaba sobre la demora (?) del colectivo para llegar a destino. dos paradas después que yo subió una chica que saludando al colectivero le comentó que escuchaba el partido y de esto nos enteramos todos. me arrimo a un asiento en el que la señora que lo ocupaba iba leyendo el amor y su no sé qué y la señora sentada al lado leía lo que dicen tus ojos de florencia bonelli. a juzgar por las editoriales, supuse que la primera bajaría primero, en congreso, más precisamente. mientras escuchaba al señor del gesto de reloj pulsera. minutos después la chica que saludó al chofer gritó gol de una manera que casi me infarta. a lo que la señora que leía el libro de bonelli dijo qué desubicada. unos minutos después la chica gritó otra vez y unos taxistas tocaban bocina mientras la gente se abrazaba en la calle como si hiciera años que no se veían. finalmente en congreso se bajaron varios pasajeros, la chica que gritaba los goles, el señor del gesto de reloj pulsera y la señora que leía el libro del amor. me siento y me pongo a leer tiempo de silencio de martín-santos. muecas tiene, es lo que recuerdo y otras cosas que no vienen al caso. en menos de diez minutos llegué a destino. llegué a la obra social a las diez y trece minutos. una cuadra antes le grité a una chica que queme la corneta de mierda con la que me taladró el cerebro desde tres cuadras antes. al mismo tiempo que llegaba a la obra social llegaba estela que es a quien yo iba a buscar. entramos, saludamos, ella fichó mientras yo llamaba el ascensor. subimos, saludamos, aguardé como les gusta decir a ellos y me dio lo que yo iba a buscar. hasta luego dije. mientras se peleaban buscando el teléfono del hospital rossi de mar del plata. bajé, saludé y me fui a tomar el colectivo para ir a la otorrino. tomé el noventa y nueve hasta tucumán y ayacucho. llegué a las diez y cincuenta y siete. mientras bajaba del ascensor escuchaba a mariela hablando con marcos. llego y saludo como corresponde. buen día, buen día me dicen. la doctora se va y saludo a marcos, el de orientación (no es recepción, es orientación). le comento que ayer me atendió su hermano y él me presentó a su mujer. le dí el sobre. me senté. esperé para llenar la planilla y mientras escuchábamos una canción que dice "una vela, una vela, una vela". mientras, una chica me ponía nerviosa intentando dormir al bebé que tenía en brazos. después llega una señora diciendo que tenía turno con una doctora pero que no se acordaba el nombre (de la doctora) a lo que marcos le dice ¿me permite el carnecito? (cómo odio los diminutivos). su turno es a las once y veinte, le dice, ah, sí, lo anoté once y cuarto para llegar antes. con la doctora rodríguez ruiz, le dice marcos a lo que yo le digo, mariela, para los íntimos y él me responde sí, euges, para vos sí. también llega un matrimonio de personas mayores, el que se atendía era el señor. la doctora pasa al consultorio al mismo tiempo que me dice vení vos. entré atrás de marcos. mariela le pedía que busque algo en internet y marcos no le dio bola. me quedo con la invitada a solas en el consultorio. tengo que hacerte el prequirúrgico, ¿no? me dice, sí, le digo. me comentó mercedes, me decía ella y yo no podía sacarle los ojos de encima al collar que tenía puesto. ella llenaba papeles, yo buscaba el carnet y no podía parar de mirar el dije que tenía puesto. en un momento le comenté que me encanta el dije de su cadena, un diseño que conozco muy bien, lo que ella me confirmó lo que yo creía. dentro mío pasaban dos palabras: me enamoré. me gusta mucho, mucho, mucho, le dije. es muy lindo, me dijo y lo uso porque la gente no sabe qué es (me encanta decir la gente, se ve que a ella también). yo le decía el número de la obra social, barra cero cero, le dije, soy la titular. mirá vos, me dijo, ¿qué hacés? me preguntó, tapaditos de piel, ¿no me vas a retar como hace la gente? no, me dice, no me meto en la vida de nadie y nadie se mete en mi vida, me dijo, y yo le respondí que era una buena filosofía de vida. ¿dónde trabajás? en marcelo t. y suipacha, le dije, mirando su pecho estupidizadamente. ¿querés que te cuente yo? me preguntó, como si supiera que la busqué en internet y vi todo su curriculum. estoy frente a una eminencia, le dije, no, me respondió, estás frente a una mina que se rompe laburando. le comenté sobre la biopsia y el tejido para anatomía patológica. quiero que lo vean éste o éste señor, me dijo. googlealos, están. la obra social los puede contactar. éste es de la u.b.a. y éste fue profesor mío. mi cara de felicidad aumentaba. todo se encarrilaba. la saludé con un abrazo y un beso. le dije, nos vemos, señora, señorita, todavía no me casé. sonreí y hablé con marcos para ir la semana que viene con los estudios. me tomé el ciento nueve para ir a la obra social y autoricé todo. contactaron a simón y todo viento en popa. pasé por mi trabajo, les comenté las novedades y ellos también, todo sigue igual, me dijeron, mientras yo pensaba que había que hacer algo. fui hasta retiro a tomar el tren a colegiales de las catorce cero tres. era el día del vendedor ambulante. uno vendía una cuchilla, otro vendía chicles y otra ofrecía algo y nos invitaba a tenerlo en la mano y a verlo sin compromiso. también pasó una chica con su hermano discapacitado pidiendo una colaboración, de esas que están escritas en fotocopias viejas y manoseadas escritas con faltas de ortografía. pasaban hambre, pero el tamaño de su culo decía lo contrario. pobre niño el niño pobre. llegué al sanatorio, iban por el veintinueve, yo tenía el treinta y uno. mientras buscaba los papeles, llegó mi turno. pedí los turnos y me los daban para el seis de julio, ¿antes no hay nada? le dije, no, hubieses venido cuando te dieron las órdenes, me dice, me las dieron hoy (estúpida), ¿hoy es diecisiete?, me dice, sí (estúpida), le digo, así como llegue a mi casa, los cancelo, ¿cuándo te operan? si pudieran, me operan hoy, le digo, no puedo esperar. cancelalos en la central de turnos, me dice, sí, ya sé, el teléfono lo debo tener en algún lado, le digo y me saca los papeles para anotar el teléfono que hasta hace unos meses me sabía de memoria. hice unas cuadras, comí en mierdonals y volví a mi casa. la las dieciséis y treinta llegué a casa. desabroché las órdenes de los papeles con el turno ad infinitum y me fui a la clínica del barrio. ah, es electro con riesgo quirúrgico, serían cincuenta pesos, si querés te atiende ahora, si te parece, primero te atiende el cardiólogo, ¿si?, me dice, sí, le digo, espero. consultorio ciento uno, primer piso, me dice, le pago y subo. en el ciento dos hay una ginecóloga que llama a sus pacientes por el apellido alguien más y las mujeres pasan y le dicen su verdadero nombre. se escucha todo, prieto (¿silvia?) se tiene que hacer una ecografía transvaginal, mientras un visitador médico llena de cajas a los doctores mientras los alguien más entran a los consultorios, son pañuelitos descartables con nuestro logo, doctor. como si uno viese lo que tienen dibujados esos pañuelos, yo despediría al de marketing, es algo descartable el pañuelo de papel. el doctor salomón atendió a una señora antes que a mí, yo era la última. ¿vos sos la del prequirúrgico? sí, le digo, pasá. por el decorado juraría que también atienden los pediatras en el ciento uno, un consultorio rosa que le daría envidia a mi pediatra de esa misma clínica veinte años atrás y del piso de abajo. ¿fumás?, no, ¿tomás?, no, ¿drogas?, no tengo, le dije, no, excepto las legales, no. ¿de qué te operan? biopsia de cavum, le dije. ah, bueno, me dijo. sentate ahí, me dice, señalando la camilla rosa con un plástico transparente cual cubre mantel de casa con niños pequeños. me toma la presión y me recuesto en la camilla. levantate la remera hasta acá, me dice, aguardá unos minutos. ¿está todo bien? le digo, sí, todo normal, me dice, le pregunto su nombre, martín, me dice. lee el electro mientras llena la hoja del prequirúrgico. suerte, euge, me dice. gracias, igualmente, le dije. me fui.

quéjate al cielo


quéjate al cielo, otra no te queda. miércoles de super acción, otorrino y oncólogo, en ese orden. pasé a buscar a mamá por el bar de la esquina de la otorrino, muerta de calor, me pedí un café pequeño cortado. un asco, estaba tibio. turno a las doce, contacto a las doce treinta. y mirá, lo que tenemos que hacer es primero una nasofibrolaringoscopía más y otra biopsia antes de que empieces radio. un, dos, tres, probando. comentale al oncólogo lo que te dije, la tomografía dio bien, pero hay que hacer la nasofibrolaringoscopía para descartar cualquier tejido malo. el análisis está bien, ¿vos estás bien? sí, pero de acá no, le dije, señalando la cabeza. con eso yo no puedo hacer nada, me dijo mercedes, mi mamá se reía. venite mañana que mariela te hace la nasofibrolaringoscopía. hola marce, ¿cómo estás, de los mocos bien? interesante charla de mocos. interesante la conversación de la doctora con todos sus colegas incluído su tío sobre mi caso. cuando gerónimo (el oncólogo autoritario) la llamó ella puso el manos libres porque estaba manejando. todos escuchaban lo que él pedía, que me haga una biopsia sin anestesia. sí, sin. ¿qué? no, gracias. es chota con, no me imagino sin. venite mañana, que mariela te la hace. sí, se la hacemos por amor al arte, después se las paso. venite mañana a las diez. ¿tenés turno para mañana a las diez? venite un rato antes, me dice marcos, te anoto un sobreturno entre las nueve y nueve y media. ¿para? para otra nasofibrolaringoscopía. hasta mañana. ¿dónde tomamos el colectivo? me pregunta mamá con cara de me quiero ir a la mierda. lo tomamos en córdoba, para allá, pero tengo hambre. ¿querés un mierdonals? bueno, le dije, pero no se lo digas a nadie. fuimos al de córdoba y callao, estaba lleno hasta las pelotas, le dije que hay uno escondido en tribunales, en uruguay, ¿cuánto falta? preguntaba mi mamá a cada rato, menos, menos, le decía yo. se invirtieron los roles de cuándo íbamos a la playa en verano. llegamos al mierdonals. dos cuarto de libra. subimos. nos lavamos las manos con ese pesticida que tiene mierdonals en los baños que te hace sentir protegido de toda peste aunque te deje con ese olor en las manos. las papas estaban saladas. las hamburguesas no. me llama papá por teléfono, preguntando por dónde andábamos, en el mierdonals de uruguay y córdoba, le dije. ah, pero ahí no puedo estacionar, avísenme cuando terminen de comer y si estoy cerca voy y vamos para lo de gerapio  (gerónimo). yo te mensajeo, le dije. mientras terminaba las papas llamó otra vez, diciendo que está abajo, decile que ya bajamos me dijo mamá. bajamos con media papa atragantada. mi papá no había almorzado, fuimos al quiosco dónde él para cerca de parque centenario, venden unos sándwiches buenísimos. ¿quieren? yo seguía con la media papa atragantada y mamá tirada en el asiento de atrás. no, dejá. ¿quieren postre? no, gracias. llegó, estacionó, comió apurado, como siempre. ¿qué dijo larenas? que vuelva mañana para la nasofibrolaringoscopía, ¡qué al pedo te hizo venir! no, le dije, hoy me iba a dar el presupuesto de la biopsia, que tampoco me lo dio, y mañana mariela me hace la nasofibrolaringoscopía. ¿otra vez eso? sí, pa, hasta que me muera con eso. ¡eugenia! dijo mamá, bueno che, es verdad, le dije. mientras papá almorzaba y llenaba todo de migas contábamos los gatos que había a nuestra vista en el parque centenario, en el museo, más precisamente ¿esa es bravard? le pregunté a papá, jí, me dijo. ¿querés pesi? no, gracias. ¿vos, negra? no, no doy más, le dijo mamá. ¿a qué hora tenés turno? a las dos y media, le dije, pero quiero estar antes. vamos, dijo. sacudió las migas del asiento, marcha atrás y fuimos a ver a gerónimo. ¿quién es? dijo nora por el portero, eugenia feré, le dije. pasamos con mamá mientras papá estacionaba el auto. hola, ¿qué tal? consulta en consultorio tenés hoy, ¿no? sí. llename este papelito, dice con esa cara de nada. me causa gracia que diga consulta en consultorio. esperá que gerónimo no llegó todavía, bueno, le digo. mientras entraba papá y mamá se sentaba a ver la revista del cable del año pasado. entran otro señor, mariana, otro doctor, andrés y gerónimo. no saludó ninguno. fére, dice gerónimo, voy, le digo, es feré. hola eugenia, ¿cómo estás? bienbien, gracias. por el dos. por el dos. nos sentamos, mientras papá fue a buscar otra silla. ¿qué contás, eugenia? números, le dije, y mamá me codeó. acá estoy, le dije, ansiosa, cansada, quemada, lo de siempre. bueno, dame los estudios, me dijo, como diciendo cambiemos de tema antes de que te pongas a llorar otra vez. ¿viste a la otorrino? sí, mañana me hacen la nasofibrolaringoscopía. ah, bueno. todo estaba bien, dentro de los valores normales, el viernes tenés que ir a ver al doctor al español, ¿sabés quién es tu doctor? dijo ¿isaac? le dije, con ganas de que sea isaac. sí, me dijo, tenés que ir a verlo al español. al mediodía. llevale esto y esto otro. mi mamá le preguntó si voy a hacer radioterapia tres de. le dijo que sí, y yo ni mierda sé qué carajo es eso de la tres de. es la última, la más sofisticada y la más cara, dijo gerónimo. papá insiste en qué pasaría si la obra social no lo cubre. ahora el codazo se lo ligó él. nada, ellos pueden proponer otro tratamiento, pero este es el mejor. pensemos que es lo mejor para eugenia. ¿así que mañana ves a la otorrino? sí, me va a hurgar la nariz otra vez. que nos llame, dijo. sí, sí, ya saben.
chauchau. fuimos hasta la parada con papá. me hicieron volver para anotar otra cosa en mi historia clínica. volvimos a casa. tenía hambre de algo dulce. llegamos y me dormí. no fui a clases. a la noche no me podía dormir, estaba ansiosa, como si no supiera qué me deparaba el día siguiente. te lleva tu padre, me dijo mamá, se sentía mal, cansada, creo que mentalmente. llegamos nueve y veinte, pensé que no llegábamos más. la doctora mariela estaba atendiendo, mientras, con marcos escuchábamos a zztop. la doctora llamó al paciente siguiente, pero marcos le dijo que yo había llegado y era mi turno sobre turno pre turno. me miró y dijo, vos. ¿a mí? sí, vos. entré con papá al consultorio, nos saludó. vio los estudios, y me acomodó en la silla, sacó el aparato de mierda ese y me puso unas gotas en la nariz. mirá, lo que yo veo son corpúsculos normales, pero hay que biopsearlos antes de hacer radio, radio daña todo el tejido. ¿cuándo ves al radioterapeuta? mañana, le dije. comentale lo que ví y yo me comunico con mercedes. el viernes que viene te interno y te opero, pero no quiero pasar por arriba de ella. yo estoy de invitada. dame los números de tus doctores y yo se los paso a mercedes. cuidate mucho y no te cuelgues (creo que se refería a que no deje pasar el tiempo, no creo tener cara de persona que se cuelgue, elegiría otra manera para matarme en todo caso). el viernes fuimos a ver a isaac. mientras esperábamos que me atiendan miramos el partido de sudáfrica. feré, dijeron, voy, dije. ¿primera vez que hacés radioterapia? sí, le dije. dirección, teléfono, celular, ¿eso es mataderos, no? no, lugano, le dije, ah, sí, dijo. esperá que ya te llaman. me atendieron tarde. isaac preguntó por mí y lo vimos en un consultorio donde me preguntó por mis antecedentes. me dijo que soledad se encarga del papeleo, que cuando esté autorizado, lo lleve y me dan turno para otra tomografía y demás estudios. ¿vamos a la obra social? pregunté, indirectamente para que papá me diga que sí y mamá me diga que tenía que ir a retirar unos análisis. vamos. agarramos viamonte derecho, las dejo ahí y me voy, dijo papá. sí, está bien. retiramos, fuimos a la obra social y esperamos al doctor weingast. esperamos y subimos. saludamos a ester y a estela. nos hablaban de sus hijos, que esto, que lo otro, le dije, mirá lo que me dieron. seria, ester me dijo, centro médico vidt, con ellos no trabajamos, esto es por reintegro. mi cara y la de mamá se transformaron. esperá que hablo con eugenio, me dijo. tardó cinco minutos, que parecían mil. el presupuesto está autorizado, dijo ester. mamá se puso a llorar y ester también. yo también y estela también. falta menos.


1492, parte 2


fernando peña escribe como yo.

a que no te animás a leer esto, por fernando peña. fragmento.



pero al final de cuentas todo es psicológico. todo es percepción personal. por eso no me da ningún cargo de consciencia ni me siento un tarado cuando buenos aires me agota y necesito de estos aires cinco estrellas. porque todo es psicológico. a veces es mucho mejor hacer taradeces antes que explotar. porque todo es psicológico y es el bocho el que te termina matando. porque todo es psicológico. por eso, hacé lo que te sirva pero hacelo a tiempo, antes de que te encierren. porque todo es psicológico y la locura es un segundo. andá al zoológico, metete en un cine, andá a correr, sentate en una plaza pero hacelo justo antes de volverte loco. porque todo es psicológico y el bocho te va a matar.
es importantísimo detectar el segundo antes de la locura, lo reconocés, te lo juro. es cuestión de relajar y saber y verse fuera de eje, borroso. guarda ahí. cuidado ahí.



gracias niquillo. gracias.

ecocardiograma bidimensional y modo m, parte 3


así de incompleto está el informe. ni un mm, ni nada.

INFORME:

DFD: 38
DFS: 27
Ac: 29%
ES: 7
EPP: 7
Ao: 27
Ai: 33
DMS: 1
FRACCIÓN DE EYECCIÓN: 69%

CONCLUSIONES:

DIÁMETROS Y MOTILIDAD GLOBAL Y REGIONAL DEL VENTRÍCULO IZQUIERDO CONSERVADOS CON ESPESOR PARIETAL NORMAL.
VÁLVULAS MITRAL, AÓRTICA Y TRICÚSPIDEA SIN ALTERACIONES.
AURÍCULA IZQUIERDA Y CAVIDADES DERECHAS CONSERVADAS.
PERICARDIO NORMAL.
CAVIDADES CARDÍACAS DE TAMAÑO Y FUNCIÓN CONSERVADA EN REPOSO.
 
(la fracción de eyección se está yendo a la mierda)